Emociones VS Aumento de Sueldo

Emociones vs Aumento de sueldo

¿Por qué al hablar con muchos empleados ubicados en distintas posiciones empresariales, descubres que no están a gusto en sus trabajos? ¿Qué es más importante para un trabajador: el dinero o sus emociones?

Pues te voy a decir una verdad como un templo: su estado emocional. Si piensas que un trabajador cambia su tiempo (que es el activo más valioso que tenemos los seres humanos) y conocimientos por dinero y que esto es suficiente, pues te equivocas, y más vale que sigas leyendo estas líneas ya que podrías tener un problema en tu empresa.

Si has notado que tu empresa se ha visto afectada en los últimos meses o el último año con la renuncia de más de un trabajador que pensabas que te sería eterno y se ha “fugado”, es hora de que mires hacia adentro y te pares a pensar en qué es lo que está  ocurriendo. Bien, pues mira.

Empresas como Google o Facebook saben desde sus inicios que su éxito nada tiene ver con sus nóminas, ellos saben que lo más importante son las personas, no ellos. Sí, lo has leído bien, lo más importante son tus trabajadores no la plata. Estas empresas dedican un gran potencial de tiempo en desarrollo humano y recursos humanos. Por ejemplo: En Google, si un trabajador fallece y tiene hijos menores de edad, su familia recibe el sueldo íntegro hasta que estos hijos cumplan la mayoría de edad.¿Cómo lo ves esto? Seguridad,¿verdad? Pues, eso es lo más importante.

¿Cuándo fue la última vez que hiciste una convención con ellos y les diste un premio o un bono?Ah! ¿Qué eso no va contigo? Pues craso error de muchas pequeñas y medianas empresas. Tus trabajadores lo que necesitan es ser reconocidos por su labor. No es necesario pagarles un viaje a París o a Miami, puede ser un premio más sencillo o un bonito detalle como una cena para él o ella y su pareja, o por decir algo, en el caso del trabajador del mes, pues un fin de semana a la costa o a la sierra.

Y yo te pregunto:¿Haces lo del trabajador del mes?¿Lo felicitas al menos? ¿Y a qué esperas?Te pongo otro ejemplo: Digamos que tu empresa es de las que brindan servicios, ahora imagina que tus empleados estuvieran bien motivados y que cuando llega el día lunes se levantan de sus camas diciéndose a sí mismos:Hoy voy a dar el mil por mil en mi trabajo.Yo te pregunto: ¿Notarías un cambio en su productividad?

Hay empresas, y por suerte cada vez más, que tienen hasta jardín de infancia para las trabajadoras que son mamás para que tengan a sus bebés en el mismo lugar de trabajo y puedan dar de lactar. Esto es una inversión para la empresa, estoy seguro que sí, ¿y cómo trabajan esas mamás para esas empresas? Sí, más de una es mamá del mes.

Si tú estás de acuerdo conmigo con respecto a esto que te acabo de contar, dime: ¿Por qué crees que los jefes de muchas otras empresas no se dan cuenta que en no más de 90 días, la gran mayoría de trabajadores vuelven al mismo lugar emocional dónde se encontraban, antes de recibir su aumento de sueldo?Si no lo sabes, te lo explico.

El principal problema es que creen que con un aumento de sueldo sus trabajadores estarán todo el año felices y contentos. Pues déjame decirte que esa felicidad solo les dura el primer mes y luego, el segundo mes, su “aumento” lo pasan a sus gastos. Te sonará la frase: Tanto gano, tanto gasto¿y qué sucede luego?,que el tercer mes ya tienes a tu trabajador en la misma situación que antes de su aumento.

Un aumento de sueldo no es la única solución. No, señor, no lo es.

Y sí lo es, que a partir de este momento pares y hagas una encuesta entre tus trabajadores sobre qué cosas hay por mejorar en la empresa, no en cuestiones de productividad sino en recursos humanos.

Sí, la productividad es muy importante, pero eso viene de la mano después.Y si haces una convención este trimestre y premias a tus trabajadores, dando a entender que valoras a la gente que esta entregando su tiempo y luchando por tus sueños o si dedicas un tiempo al menos en saber cómo se sienten, qué es lo que les gusta o si tienen hijos y partiendo de eso puedes empezar a planificar tus premios, sería la mejor decisión que podrías tomar.

Napoleón Bonaparte, decía: Darme más medallas y ganaré más batallas”.

Esto es el vivo reflejo de que la gente no se mueve por plata. Es mejor ganar un poco menos pero estar un ambiente a gusto y más adecuado para uno, es decir,sentirse reconocido y valorado. Eso no lo llena el dinero.

Es momento de que hagas un alto en el camino y visualices a dónde va tu empresa, ¿vas a llegar solo o necesitas de gente a tu alrededor para alcanzar tus sueños? Si es tu caso, ya sabes ahora por donde empezar.

Es momento de repostar,de llenar el vehículo con la gasolina adecuada, hacer una puesta a punto, ajustar el motor, limpiar el parabrisas de todo lo que llevamos que no nos deja mirar hacia adelante y es momento de recorrer ese kilómetro de más.

Bien lo decía Albert Einstein: Definición de locura es hacer lo mismo una y otra vez y esperar un resultado distinto”.

Deseo por tu bien que tomes acción y dirijas tu empresa como un verdadero líder.

Tony Ceballos

Coach de vida / Life Coach

www.tonyceballos.com

Anuncios